viernes, 17 de agosto de 2012

Con atraso de 15 años el GOBIERNO VENEZOLANO pagará las prestaciones: Bonos Devaluados

BONOS
Petrorinocos son vulnerables ante amenaza de devaluación
Si el Gobierno no logra que la inflación disminuya, al cabo de un año, cuando los trabajadores vendan el bono, recibirán monedas y billetes con menor capacidad de compra.
Con un atraso de 15 años el Estado pagará las prestaciones (Archivo)

VÍCTOR SALMERÓN | EL UNIVERSAL
jueves 16 de agosto de 2012 12:00 AM
El Estado venezolano se dispone a cancelar la deuda que ha acumulado durante los últimos quince años por atrasos en el pago de las prestaciones sociales, entregándoles a los trabajadores bonos en bolívares, llamados Petrorinocos.

Si bien el pago es una buena noticia, los trabajadores se exponen a que la devaluación y la inflación disminuyan el poder de compra del dinero que están por recibir.

Para evitar que los trabajadores decidan vender sus Petrorinocos tan pronto los tengan en la mano y el exceso de oferta se traduzca en una estrepitosa caída en el valor de los bonos, el Gobierno estableció que durante un año no podrán ser negociados.

El problema es que si el Gobierno no logra que la inflación disminuya, al cabo de un año, cuando los trabajadores vendan el bono, recibirán monedas y billetes con menor capacidad de compra.

El bono reportará una tasa de interés anual de 18%, es decir, si el Banco Central no es capaz de ubicar la inflación por debajo de este nivel los trabajadores serán perjudicados.

El Gobierno ha logrado disminuir la velocidad con la que aumentan los precios y todo apunta a que este año la inflación estará en torno a 20% pero gracias a mantener anclado el precio del dólar en 4,30 bolívares, disparar 48% las importaciones del primer trimestre y postergar el alza de los productos regulados.

La posibilidad de mantener anclado el tipo de cambio oficial para continuar importando con dólares baratos está comprometida. La administración de Hugo Chávez ha disparado el gasto a niveles que superan el ingreso y existe una brecha, que se ha cubierto con deuda, por el orden de 16% del PIB de acuerdo con las estimaciones de Barclays Capital.

Como la deuda no puede continuar creciendo de manera indefinida la devaluación, como una manera de obtener más bolívares por los petrodólares y así cubrir parte del gasto y de la deuda que se tiene con la banca venezolana, está latente.

En su último reporte sobre Venezuela, fechado el ocho de agosto, Bank of America proyecta que, de resultar reelegido Hugo Chávez, habrá una devaluación que elevará el tipo de cambio oficial hasta 7,5 bolívares por dólar.

Un dólar más caro se traduciría en el aumento de los productos importados y por ende en un salto de la inflación que disminuiría la capacidad de compra de las prestaciones sociales de los trabajadores.

El secretario de organización del sindicato que agrupa a los trabajadores públicos del estado Miranda, Fermín Gutiérrez, rechaza el pago a través de bonos y afirma que "no se justifica que con tantos recursos que han ingresado al país durante estos 14 años, producto de la renta petrolera, el Gobierno le pague a los trabajadores y jubilados de la administración pública con un papel y no en efectivo. Esta no es más que una decisión politiquera porque estamos en año electoral".

Extraoficialmente se maneja que el monto de la deuda a ser cancelada con los Petrorinocos asciende a 24 mil millones de bolívares.
FUENTE: EL UNIVERSAL. VENEZUELA