viernes, 24 de agosto de 2012

INCERTIDUMBRE: El Gobierno todavía trabaja en el diseño de las características del título.

Crean esquema especial de pago con Petrorinocos
El Gobierno todavía trabaja en el diseño de las características del título.



MAYELA ARMAS H. , VÍCTOR SALMERÓN | EL UNIVERSAL
viernes 24 de agosto de 2012 12:00 AM
El Gobierno prevé cancelar las prestaciones sociales de los trabajadores del sector público a través de los bonos Petrorinocos, pero mientras se terminan de diseñar esos títulos, el Ministerio de Finanzas y Pdvsa crearon un esquema transitorio de pago, que consiste en la entrega de certificados por el monto de la deuda laboral.

Este miércoles el Presidente Hugo Chávez Frías asignó bonos Petrorinoco a un grupo de profesores universitarios, sin embargo, esos papeles no tenían detallados los términos financieros, y la razón es que los bonos no están listos.

Fuentes oficiales consultadas explican que todavía se están afinando las condiciones de los nuevos instrumentos, pero ante la necesidad de atender los pagos por pasivos laborales se conformó un sistema temporal.

Expresan que los profesores y los empleados públicos recibirán los certificados (también denominados bono Petro-Orinoco) junto con el número de cuenta asignado en el Banco de Venezuela y la orden para tramitar la tarjeta de débito que les permitirá movilizar el dinero.

Según las fuentes consultadas, los beneficiarios de esta primera etapa de pago pueden retirar los recursos en su totalidad o de manera parcial.

El Ejecutivo Nacional tiene listas las cuentas de 5.000 personas y los fondos para atender los pasivos laborales están en un fideicomiso en el Banco de Venezuela que ya dispone de 1,1 millardos de bolívares, que fueron transferidos por Pdvsa.

Las fuentes apuntan que para crear las condiciones de los Petrorinocos se contempla un año de plazo y una vez estén listas, se efectuará el registro de los bonos en la Bolsa Pública de Valores.

En la alocución del pasado miércoles, el primer mandatario nacional anunció que "la Bolsa Pública de Valores estará en disposición de comenzar a aceptar estos papeles dentro de un año".

Como Hugo Chávez no explicó a los trabajadores que en realidad los Petrorinocos no están listos y que lo que entregó el pasado miércoles es un certificado que sirve a quien entre en el plan de pago transitorio, la incertidumbre es total.

El Presidente afirmó en cadena de radio y televisión que a partir del jueves los trabajadores podrían venderle los Petrorinocos al Banco de Venezuela pero en la sede principal de esta entidad financiera no tienen ningún tipo de respuesta y le indican al público que "aún no tenemos el reglamento para comenzar a hacer eso, venga la semana que viene".

Todo indica que el número de trabajadores que podrán ingresar al esquema de pago transitorio será limitado y la gran mayoría tendrá que esperar hasta que el Gobierno precise cuánto es la deuda, cosa que aún desconoce, y detalles fundamentales como el plazo de los bonos.

El presidente de Pdvsa, Rafael Ramírez, admitió que el fondo que permite cancelar pasivos recibirá en total este año 4 mil millones de bolívares, una cifra enana respecto a la deuda que tiene el Estado con los trabajadores.

Lourdes Ramírez de Viloria, presidente de la Federación de Asociaciones de Profesores Universitarios explica que "el último cálculo que recibimos de parte de la Oficina de Planificación del Sector Universitario indica que la deuda con profesores y personal administrativo por atraso en el pago de prestaciones sociales es de 15 mil millones de bolívares".

El pasado miércoles un grupo de profesores universitarios recibió de manos de Hugo Chávez el certificado por sus prestaciones pero el resto, alrededor de 50 mil, aún no tiene ninguna certeza.

"El Gobierno seleccionó a un pequeño grupo de profesores sin tomar en cuenta que existen quienes no han cobrado prestaciones desde 1998. ¿Cuál es el criterio para seleccionar quiénes comienzan a cobrar?', pregunta Lourdes Ramírez.

VENTAJAS Y DESVENTAJAS DEL BONO

viernes 24 de agosto de 2012 12:00 AM
Los bonos Petro-Orinocos que utilizará el Gobierno para cancelarle a los trabajadores públicos la deuda por prestaciones sociales tienen ventajas y desventajas.

El bono reportará una tasa de interés de 18% al año que, comparada con la del resto de los bonos públicos, es atractiva.

Aún las autoridades no precisan el plazo, es decir, hasta que año tendrán que esperar los trabajadores para recibir el pago del bono si no deciden venderlo antes.

Otro factor a considerar es la inflación. Si el Gobierno no es capaz de lograr que cada año los precios aumenten menos que la tasa de interés que reportará el bono las prestaciones comenzarán a perder capacidad de compra.

El Gobierno ha logrado disminuir la velocidad con la que aumentan los precios y todo apunta a que este año la inflación estará en torno a 20% pero gracias a mantener anclado el precio del dólar en 4,30 bolívares.

Todo indica que en el mediano plazo el Gobierno tendrá que devaluar para cuadrar el desequilibrio en sus cuentas obteniendo más bolívares por los petrodólares.

La devaluación disminuiría la capacidad de compra de las prestaciones.

FUENTE: EL UNIVERSAL VENEZUELA